Watermelon: la web de datos enlazados en un eterno grafo de conocimiento > ia débil

    1 resultados

    Artículo

    /

    Publicado el 27.11.2018 por Ricardo Alonso Maturana

     

    Os proponemos en esta ocasión revisar esta muy interesante entrevista realizada a Ramón López de Mántaras, director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial (IIIA) del CSIC y uno de los pioneros en la investigación en Inteligencia Artificial en España.

    La entrevista se realizó con motivo de su participación en el encuentro "El futuro de la inteligencia artificial",  celebrado en febrero de este año, 2018, en La Casa Encendida y coordinado por Le Monde diplomatique en español y Fundación Mondiplo.

    En sus albores, todas las tecnologías que proponen una ruptura brusca con los modos de producir y hacer generan expectativas y temores más o menos exagerados o fantasiosos. Por un lado, sus efectos beneficiosos y aplicaciones tienden a sobrevenderse y, por otro, se crea un ambiente sobreexcitado alrededor de los riesgos y peligros que se entrevén, lo que con frecuencia deriva en la no comprensión real de los mismos. La literatura y el cine han producido obras excelentes e inspiradoras que dan cuenta de este estado de cosas. La electricidad no puede devolver los cuerpos a la vida, como suponía Mary Shelley cuando imaginó el mito de Frankenstein, el moderno Prometeo y Hal, el resentido ordenador central de la nave de 2001 es posiblemente una construcción imposible.

    Ramón López de Mántaras señala en este video que lo que denominamos Inteligencia Artificial en muchas ocasiones solo es el resultado inteligente de un programa capaz de resolver una sola clase de problemas, como ocurre por ejemplo con las máquinas que pueden jugar con éxito al ajedrez contra contrincantes humanos. Pero los resultados que simulan inteligencia no pueden confundirse con comportamientos inteligentes, como el aprendizaje o el conjunto de facultades y capacidades que de manera conjunta operan para producir lo que conocemos como Inteligencia General Humana. Estamos lejos todavía de producir máquinas que operen con sentido común, es decir, interpretando y dando sentido a un conjunto muy vasto de información, pero igualmente muy incompleto, como hacemos todas las personas de manera cotidiana.

    Gartner ha denominado a uno de sus productos de anticipación estrella Hype Cycle of...la tecnología o conjunto de tecnologías de que se traten. El Hyperbolic o Hype Cyclo of Emerging Technologies publicado en julio de 2018 se ocupa, al igual que nuestro entrevistado, de las enorme promesas que los mercados anticipan alrededor de los desarrollos de inteligencia artificial. En un artículo del mencionado informe firmado por Tom Austin podemos leer: “La inteligencia artificial general (Artificial General Intelligence,  AGI por sus siglas en inglés), también conocida como "inteligencia artificial fuerte" e "inteligencia de máquinas de propósito general", podría manejar una amplia gama de casos de uso, si existiera. No es así, aunque es un tema popular de la ciencia ficción. Las tecnologías actuales de inteligencia artificial no proporcionan inteligencia general artificial. Estas tecnologías, a pesar de que parecen estar dotadas de las capacidades humanas de aprender, razonar y adaptarse, carecen de sentido común, inteligencia y medios de auto mantenimiento y reproducción. La Inteligencia artificial de propósito especial - "IA débil" - existe, pero solo para casos de uso específicos y limitados”

    Considera que hay empresas como DeepMind (propiedad de Google), OpenAI y Vicarious, que están haciendo investigación básica en este campo, pero que el estado de la tecnología es embrionario y que con seguridad no veremos ningún resultado aplicable en los próximos 10 años.

    Gartner piensa que cuando surja algo en este campo, probablemente será el resultado de la agregación y combinación de proyectos de inteligencia artificial de propósito específico, y a propósito de esto concluye: “Es probable que sus beneficios sean enormes. Pero algunas de las implicaciones económicas, sociales y políticas serán perturbadoras y probablemente no todas positivas”.

    Ramón López de Mántaras aborda también en esta entrevista sobre los desafíos éticos, sociales y políticos inherentes a la aplicación de programas de inteligencia artificial en diferentes espacios de producción y de la vida social, desde el diagnóstico médico hasta la detección del fraude, la asignación de un nivel de riesgo bancario o la conducción inteligente. La conclusión es sencilla: las tecnologías no son buenas o males en sí mismas, además su progreso es inevitable; es asunto nuestro el hacer de ellas algo útil para nosotros, que finalmente sea la condición para una vida más abundante y feliz. Las tecnologías de la era industrial no provocaron el Holocausto, pero sin ellas la siniestra industrialización del asesinato no hubiera sido posible. Lo relevante, por tanto, es dotar de una intención adecuada a nuestras decisiones y eso será siempre un asunto nuestro, no de la tecnología.

    Desde un punto de vista social, López de Mántaras señala algo que a menudo se olvida: que el progreso tecnológico genera más empleo que el que destruye, sólo que lo desplaza a otro nivel, habitualmente más exigente desde un punto de vista cognitivo. En ese desplazamiento y en el desigual reparto entre los diferentes grupos sociales de las ventajas y amenazas que ello supone, es posible que podamos encontrar el origen de muchos de los miedos contemporáneos, que están sacudiendo la arena política global. Sin duda, la organización de la participación de todos en este proceso de transformación del trabajo, la producción y los procesos sociales supondrá un enorme desafío para nuestros sistemas políticos y educativos.

    Espero que disfruten de la entrevista.

    https://m.youtube.com/watch?v=GJVVrKxVKFk

    ...