recursos > burgos

    sortFiltrar Ordenar
    5 resultados

    Artículo

    /

    Publicado el 18.11.2009 por Ricardo Alonso Maturana

    (Cuarta y última parte de la Charla 'Redes sociales con cerebro: web semántica y empresa 2.0' ofrecida el 12 de noviembre de 2009, en el 20º aniversario de ITCL Burgos).

     

     Las empresas nacen ya en red y se desarrollan en red. La empresa red es una comunidad, una comunidad de intereses. Un invitado de ese festival del cambio es la empresa-red o empresa informacional, una clase de organización cuyos procesos tienden a tomar una forma cada vez más inmaterial o, si se prefiere, cuya acción parece concentrarse preferentemente en un rango de operaciones de naturaleza mental.

    En la nueva empresa red, la tecnología posibilita la integración funcional de las áreas de la empresa y de éstas con el entorno: los clientes, el espacio, la sociedad. Estamos pasando de la gestión de procesos muy diferenciados y claramente especializados a la gestión sobre la base de comunidades de interés y ello gracias a que el propio proceso de despliegue tecnológico ha banalizado buena parte de la tecnología necesaria para ello, que hasta hace no tanto resultaba un arcano gestionados por grupos expertísimos, situando en el centro de los procesos sociales de creación de valor las ideas, los intereses y el impulso, creatividad y emprendimiento de las personas.

    Esta empresa 2.0 necesita un modelo de gestión 2.0, un enfoque 2.0 y una orientación colectiva 2.0. Pero ello no puede hacerse con menoscabo de las ideas de individuo libre, de autor, de autoridad, sino sobre una ampliación de las mismas. Es indudable que la dimensión colectiva de los procesos de pensamiento, creación y relación ha adquirido un protagonismo. Pero este protagonismo no se deriva tanto de la tecnología como tal, sino de la naturaleza crecientemente compleja de los problemas que podemos afrontar sobre la base de la conectividad que nos proporciona la tecnología. Y el negocio y la creación de valor tienen que ver con nuestra capacidad para afrontar esa clase de problemas complejos que, sin duda, necesitan de una racionalidad más deliberativa, de un marco de creación más inclusivo, integrador y colectivo, de nuevas formas de agregación de las capacidades humanas, en suma, necesitan de pensamiento e inteligencia colectivas.

     

     

    No socialismo 2.0: esta idea de lo colectivo no es una vuelta a los ideales del colectivismo, al SOCIALISMO 2.0 porque no implica una disminución o, eventualmente, una disolución de la IDENTIDAD y ACCIÓN INDIVIDUALES en un sujeto colectivo y, menos aún, en un sujeto colectivo de naturaleza heroica. La tecnología de la que disponemos permite MEJOR Y MÁS QUE NINGUNA OTRA ANTERIOR distinguir y reconocer quién y cuándo alguien hace qué. Es o puede llegar a ser muy transparente.

    Identidad, transparencia y privacidad: La realidad ha adquirido una profundidad que hasta hace poco no tenía: antes era opaca, veíamos apenas la superficie de las cosas; ahora es mucho más transparente. Sin embargo, la identidad es también privacidad y ocultamiento. En general, tanto las personas como las empresas hemos de coexistir con un nuevo modelo de identidad asociado con el despliegue de la tecnología de internet. Porque nuestra identidad, como la de nuestras empresas es también digital. Además se está digitalizando de un modo cada vez más acelerado. Nuestra identidad digital  personal o corporativa es realmente un espacio de ampliación de la identidad. Hemos de empezar a trabajar con una imagen de nosotros mismos que para los que tenemos cierta edad, los inmigrantes tecnológicos, resulta a la par fascinante y extraño (aunque en general tendamos a considerarlo peligroso).

    Internet es un espacio de vida digital para las empresas y, en particular, las redes sociales son el lugar para la vida digital de las personas, las corporaciones y los grupos. Pensemos en la diferencia entre ser un discapacitado, por ejemplo, un parapléjico ahora, en el mundo Facebook y antes en la era preinternet.

    Internet proporciona vida social ampliada a las personas, los grupos y las organizaciones. La tecnología proporciona el soporte para la clase de vida social ampliada, deliberativa y conversacional que está en la base de todos esos bienes sociales. En definitiva, las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) han posibilitado una caída en picado de los costes de transacción y, con ello, una ampliación de las posibilidades de relación y crecimiento reticular de las corporaciones.

    Las redes sociales proporcionan 'Human powered intelligence'. Las tecnología de las redes sociales proporciona una agregación sin precedentes de puntos de vista, opiniones, contenidos… La agregación de perspectivas que proporcionan las redes permite una gestión social del conocimiento mucho más eficiente. Las redes sociales no son sólo distribución de contenidos, son especialmente conversación, intercambio y agregación. Posibilitan una gestión del conocimiento que funciona con metadatos, con datos que las personas introducen para etiquetar y catalogar la información.

    Porque la solución al problema de la sobreinformación no es disminuir la información que manejamos, sino incorporar una capa superior que la describa, etiquete y, eventualmente, me permita recuperarla. Cuanta más información sobre información generemos y gestionemos, más eficiente será nuestra gestión colectiva del conocimiento. Internet posibilita la generación global y la gestión global de esa capa de información superior, de la capa global de metadatos.

    Pero podemos mejorar nuestra experiencia de internet, si le ensañamos a internet a utilizar esa capa de conocimiento que colectivamente vamos creando al describir cada objeto. Si las máquinas son capaces de interpretar la información de los documentos que manejamos, nos podrían ayudar mucho en el manejo de la información, lo que inevitablemente mejoraría nuestra capacidad para generar nueva información. Esa capa de 'artificial intelligence' es la que proporciona la WEB SEMÁNTICA, una web más intuitiva, capaz de entendernos mejor y de 'dialogar' con nosotros, que dispone de cierta capacidad de razonar y de extraer conclusiones a partir de la información de la que dispone.

                

    LA RED SOCIAL CON CEREBRO SERÁ SEMÁNTICA. Eso es WEB 3.0 (y siguientes). Continuará

     Referencia: artículo sobre la 'red social con cerebro' (Gnoss: he conocido el paraíso 3.0)

     

    ...

    Artículo

    /

    Publicado el 18.11.2009 por Ricardo Alonso Maturana

    El tercer entorno

    tipo de documento Artículo

     (Tercera parte de la Charla 'Redes sociales con cerebro: web semántica y empresa 2.0' ofrecida el 12 de noviembre de 2009, en el 20º aniversario de ITCL Burgos).

    Javier Echevarría ha teorizado sobre la emergencia de un nuevo espacio social, posibilitado por el desarrollo de las NTIC, al que ha denominado tercer entorno (E3). Nuestras actividades humanas se están adaptando al tercer entorno, que debe comprenderse como una ampliación del espacio social y económico humano y no, como en ocasiones ocurre, como un espacio virtual. Al contrario, E3 en tanto que espacio donde se desarrolla 'realmente' la vida de los humanos y donde éstos se relacionan entre sí es un espacio real, aún cuando uno de sus atributos sea su carácter intangible y simbólico.

    La extensión de E3 está provocando que:

    1. Las actividades humanas y sociales tienden a desarrollarse cada vez en mayor medida en el tercer entorno, por ello cabe hablar de teleguerra [Sobre este particular véase Virilo, 1999/1998], telebanca, telemantenimiento de máquinas, teleformación, teletrabajo, telemedicina ... Pero el tercer entorno no es sólo acción a distancia o relación a distancia. Significa hacer presente lo distante, actuar en cierto modo con independencia de las limitaciones espaciales y también temporales: distribución, ubicuidad, relaciones síncronas y asíncronas, sociabilidad simultánea…nuevos modos de estar y hacer que son posibles gracias a la tecnología.

    2. El tercer entorno no sólo se superpone a la superficie del planeta, sino que emerge especialmente en los ámbitos regionales, locales y domésticos. Desde esta perspectiva, E3 es un atributo de lo real, de toda la realidad, la permea, vive en sus intersticios. El tercer entorno no crea sólo un espacio global, sino especialmente espacios hiperlocales que antes de la tecnología no existían en el modo en el que ahora los conocemos. Por tanto, no sólo lo global o mundial está siendo modelo por el desarrollo de la tecnología, también lo local se ve determinado por sus posibilidades. Piénsese un momento en lo siguiente: viajo a una nueva ciudad y, gracias a Google, puedo conocer los restaurantes y otros servicios del barrio donde me alojaré, los incidentes o sucesos que han aparecido en la prensa, puedo conocer el aspecto de sus calles… 'googleo' el nombre de mis vecinos y me entero de cosas que antes desconocía o a las que no podía acceder; entro en Facebook y me encuentro con fotos sorprendentes de personas que antes eran una presencia cotidiana más o menos plana y que, de pronto, adquieren consistencia y publicidad. Construyo un perfil y los compañeros del colegio a los cuales perdí de vista hace 30 años me proponen alegremente ser colegas de nuevo (¡cielos!). La realidad en su conjunto se está geolocalizando haciendo de lo local algo radicalmente.

    3. E3 no sólo incide en las formas de interacción entre sujetos, sino que también modifica el espacio de relaciones entre sujetos, objetos e instrumentos debido a la convergencia e integración de las tecnologías anteriores en él.

          El ciberespacio es el principal desarrollo actual de E3 y es un espacio, valga la paradoja, real. Internet está creciendo, pero existen otras redes ya construidas y también globales (militares, financieras, científicas...) menos conocidas y no conectadas en muchos casos con el ciberespacio todavía, pero que, en la mayor parte de los casos llegarán a conectarse hasta convertirlo realmente en una red de redes

          

          La inteligencia no es sólo una facultad intelectual, designa sobre todo un hecho colectivo. La inteligencia colectiva genera posibilidades inimaginables hace no tanto. Por último, la inteligencia colectiva en su forma actual y en sus actuales posibilidades tiene mucho que ver con la extensión y despliegue global de internet. Todo lo que existe, existe de algún modo en red.

     

    Si quieres, puedes continuar leyendo la cuarta y última parte de la charla: 'Las empresas nacen ya en red y se desarrollan en red'.

     

     

    ...

    Artículo

    /

    Publicado el 18.11.2009 por Ricardo Alonso Maturana

    Global Brain

    tipo de documento Artículo

    (Segunda parte de la Charla 'Redes sociales con cerebro: web semántica y empresa 2.0' ofrecida el 12 de noviembre de 2009, en el 20º aniversario de ITCL Burgos).

    Internet está conectando la red global de ordenadores entre sí, que fueron las herramientas que utilizamos al principio de este gran cambio para incrementar nuestra capacidad individual de procesar información. Se está tejiendo una malla global que para el año 2019 tendrá 1.000.000.000.000.000 de conexiones, las mismas que nuestro cerebro orgánico individual. Estamos construyendo un cerebro global, una red global con cerebro, un espacio artificial de inteligencia colectiva al que están conectadas las personas a través de diversos interfaces (PCs, móviles, etc…) y, también empiezan a estarlo las cosas (Internet cero o internet de las cosas).

     

    Si quieres, puedes continuar leyendo la tercera parte de la charla: 'Tercer Entorno'.

     

     

    ...

    Artículo

    /

    Publicado el 18.11.2009 por Ricardo Alonso Maturana

        (Primera parte de la Charla 'Redes sociales con cerebro: web semántica y empresa 2.0' ofrecida el 12 de noviembre de 2009, en el 20º aniversario de ITCL Burgos).

     

          El último libro que publicó y, quizá, llegó a escribir Karl Popper lleva por título 'Un mundo de propensiones'. Lo hizo en 1990 casi nonagenario. Es un libro muy recomendable por muchas razones. Una de ellas es que es muy breve, que está muy bien escrito y que expresa con mucha claridad el pensamiento de alguien que es fundamental para entender la ciencia y la política del siglo XX.

          En la página 30 de la traducción española de Tecnos, podemos leer: “La tendencia de los promedios estadísticos a permanecer estables si las condiciones lo hacen constituye una de las características más significativas de nuestro universo”. La racionalidad humana común parece ser muy consciente de este hecho y, como consecuencia, asume que la estrategia de comportamiento individual más racional consiste en no cambiar de comportamiento hasta que las condiciones del medio no muestren una variación significativa. Las Teoría de la Elección Racional y la Lógica de la  Acción Colectiva han teorizado largamente sobre este hecho.

          Si saltamos desde los motivos y las preferencias individuales que determinan nuestro comportamiento al ámbito de la acción colectiva, el resultado de la agregación del conjunto de principios, enfoques y, a la postre, hábitos de comportamiento y estrategias de resolución de problemas determinarían un marco común de valores y una cierta actitud colectiva, entendida como patrón cultural y forma colectiva, estable y socialmente apreciada de comportamiento que, a su vez, determina la manera en la que se educan y se socializan las nuevas generaciones. La paradoja de entender la proposición de Popper es muy sencilla: nuestro comportamiento aparentemente más racional, aquel que está orientado a la conservación, el mantenimiento de los patrones de comportamientos grupales exitosos del pasado expresa, en realidad, una preferencia colectiva, preferencia que hace que las posibilidades de ocurrencia de un hecho determinado estén pesadas. En suma, nuestras preferencias colectivas junto con ciertos accidentes más o menos azarosos que pueden ocurrir determinan el universo de los sucesos. Las posibilidades de que un determinado acontecimiento ocurra están socialmente pesadas, no causalmente determinadas. El futuro está abierto y la mejor prueba de ello es que las estrategias conservadoras generan las oportunidades precisas para que nada ocurra. Un mundo que colectivamente cree que nada puede cambiar consigue, en efecto, que nada cambie, simplemente porque hace que la propensión de que eso efectivamente ocurra tienda a 1.

          Popper escribe: “Las propensiones, como las fuerzas de atracción newtonianas son invisibles; como aquellas, pueden actuar: son actuales y reales. La conclusión lógica de todo esto parece ser: no es posible reorientar el mundo de propensiones que actúa sobre nosotros con la misma realidad que la tectónica de placas determina la deriva continental si no hacemos colectivamente algo diferente.

         Las actitudes, los enfoques y los valores colectivos generan propensiones de éxito. Nada nos acerca más al fracaso que la idea de que algo no es posible. Y esto es cierto tanto si tomamos el concepto de sociedad desde el punto de vista más amplio posible (el conjunto de actores sociales y sus relaciones), como desde uno más pequeño y acotado (una empresa, una asociación de vecinos, un grupo de investigación…). Todo grupo social genera su propio mundo de posibilidades: su universo de sucesos que se expresa tiene una cierta propensión a que ciertas cosas ocurran y otras no. Esas posibilidades determinan el horizonte de posibilidades que contienen. Si mi empresa no es innovadora, es difícil que alguien en ella pueda llevar adelante una innovación.

          Los mercados y el cambio son palabras y conversaciones: el que no tiene palabras para explicar algo, en general no tiene las ideas que pretende trasladarnos. No hay innovación, al menos en el contexto de un economía innovadora con base en el conocimiento, en el marco de un espacio económico y social caracterizado por el cambio y necesidad de gestionarla complejidad con pocos espacios sociales e institucionales habilitados para hablar y poca costumbre de hacerlo. Ese es el modo de tejer redes de confianza estables entre los actores clave del sistema económico y una carencia de un sentido de misión compartidos. Es sabido que cuanta más tecnología se maneje o se pretenda desarrollar, mayor necesidad de formas complejas de organización de los intereses y capacidades sociales se precisa.

    Sin confianza resulta muy difícil desarrollar construir un sólido fundamento de confianza en nosotros mismos que nos permita superar el desafío cultural que supone la transformación de una economía tradicional en una innovadora, transición particularmente dificultosa en regiones pequeñas y no poderosamente conectadas con los centros de creación e industrialización del conocimiento.

    La promoción de la actitud y culturas innovadoras precisan de valorar y afincar firmemente algunas capacidades críticas para el éxito de proyectos de emprendimiento de base tecnológica, como son la imaginación, el esfuerzo y la perseverancia. Las empresas necesitan crear esa cultura en su interior y deberían comprometerse con su promoción en el exterior. Acuérdense del lema de Obama: Yes, we can.

    La tecnología es sobre todo un producto social y, además, es sobre todo innovación. Siempre ha tratado del mismo asunto: del modo de amplificar y robustecer facultades que originalmente residían en el cuerpo humano. Antes ampliamos gracias a la tecnología nuestra capacidad motora y sensorial; ahora la tecnología está amplificando nuestras capacidades intelectuales y relacionales. Esta amplificación está determinando una aceleración sin precedentes del proceso de cambio social y tecnológico. Existe una aguda conciencia global de que las posibilidades de seguir el paso de este proceso pasan por conectarnos más profundamente, con la posibilidad de tejer redes de confianza más amplias que nos posibilite resolver mejor problemas más complejos y desafiantes. Virilo, un filósofo italiano, ha hablado de aceleración de la realidad para expresar este estado de cosas enardecido.

     

    Si quieres, puedes continuar leyendo la segunda parte de la charla: 'Global Brain'.

     

     

     

    ...

    Artículo

    /

    Publicado el 12.11.2009 por Ricardo Alonso Maturana

    El 12 de noviembre de 2009, con motivo del 20º aniversario de ITCL Burgos, ofrecí una charla en el ITCL, 'Redes sociales con cerebro: web semántica y empresa 2.0', que he recogido en cuatro entradas del blog:

    Un mundo de propensiones
    El último libro que publicó y, quizá, llegó a escribir Karl Popper lleva por título 'Un mundo de propensiones'. Lo hizo en 1990 casi nonagenario. Es un libro muy recomendable por muchas razones. Una de ellas es que es muy breve, que está muy bien escrito y que expresa con mucha claridad el pensamiento de alguien que es fundamental para entender la ciencia y la política del siglo XX. [...] leer post

    Global Brain
    Internet está conectando la red global de ordenadores entre sí, que fueron las herramientas que utilizamos al principio de este gran cambio para incrementar nuestra capacidad individual de procesar información. [...] leer post

    El tercer entorno
    Javier Echevarría ha teorizado sobre la emergencia de un nuevo espacio social, posibilitado por el desarrollo de las NTIC, al que ha denominado tercer entorno (E3). Nuestras actividades humanas se están adaptando al tercer entorno, que debe comprenderse como una ampliación del espacio social y económico humano y no, como en ocasiones ocurre, como un espacio virtual. Al contrario, E3 en tanto que espacio donde se desarrolla 'realmente' la vida de los humanos y donde éstos se relacionan entre sí es un espacio real, aún cuando uno de sus atributos sea su carácter intangible y simbólico. [...] leer post

    Las empresas nacen ya en red y se desarrollan en red
    Las empresas nacen ya en red y se desarrollan en red. La empresa red es una comunidad, una comunidad de intereses. Un invitado de ese festival del cambio es la empresa-red o empresa informacional, una clase de organización cuyos procesos tienden a tomar una forma cada vez más inmaterial o, si se prefiere, cuya acción parece concentrarse preferentemente en un rango de operaciones de naturaleza mental. [...] leer post

     

    LA RED SOCIAL CON CEREBRO SERÁ SEMÁNTICA. Eso es WEB 3.0 (y siguientes). Continuará

     Referencia: artículo sobre la 'red social con cerebro' (Gnoss: he conocido el paraíso 3.0)

     

     

     

     

    ...